ELEGIR UN AMOR

“UN COMPAÑERO PARA TODA LA VIDA”, DE CLARISSA PINKOLA ESTÉS

1- Elige a alguien como si fueras ciego.

Cierra los ojos y observa qué puedes sentir de esa persona, de su gentileza, su lealtad, su comprensión, su devoción, su habilidad para ocuparse de ti, su habilidad para cuidar de sí mismo como un ser independiente. En nuestra cultura nos basamos mucho en lo que vemos con nuestros ojos externos. Pero cuando miramos al sujeto de nuestro amor, es mucho más importante lo que vemos con los ojos cerrados.

2- Elige a alguien que tenga la habilidad de aprender.

Si hay algo que verdaderamente hace diferencia entre un amante para toda la vida y uno fugaz, es una persona que tenga la habilidad de aprender. Dice el refrán “el ignorante es poco tolerante”. Aquellos que no pueden aprender cosas nuevas, ver las cosas a la luz de lo nuevo, ser curiosos acerca del mundo y de cómo funcionan las cosas o las personas, a menudo se cierran y dicen. “No, esto tiene que ser así, de este modo” y para una relación de toda la vida es mejor estar con alguien que se abra y se cierre aprendiendo y evolucionando.

3- Elige a alguien que quiera ser como tú, fuerte y sensible a la vez.

Para no confundir el significado de estas palabras, no relacionarlas con la rigidez y la fragilidad. La fuerza en el sentido en que es fuerte como un árbol: pueden soplar fuertes vientos pero se sostendrá porque es flexible y se moverá para adelante y para atrás con el viento. Y en cuando a la sensibilidad, estoy hablando de ver, estar alerta a las cosas que están alrededor de uno. Algunas personas pueden necesitar una pequeña ayuda en esto, pero a menudo en algún lugar profundo en su mente, o en su corazón, ya están despiertos y alerta a todas estas cosas, si bien no saben cómo articularlas. Y es por eso que el punto número 2 es tan importante: la habilidad para aprender. Puedes tener todas las posibilidades, todas las potencialidades del mundo para ser amable, amoroso, devoto, bueno y el mejor amante conocido del género humano pero si no puedes aprender a desarrollar ese potencial. ¡Entonces no sirve de nada!

4- Elige a alguien que cuando lo hieras, sienta dolor y te lo muestre.

Y viceversa… elige a alguien que cuando te hiera, vea tu dolor y lo registre. Esto es muy importante. Hay muchos modos en que la gente muestra el dolor. A veces reclamando es una de las cosas que hacen las personas más extrovertidas. Reclaman, se vuelven locos… pero es su propia expresión de dolor. Lo peor es cuando le haces a tu compañero algo que no es amable, o que es impensado y él no muestra reacción. Como si no se permitiera a sí mismo mostrarse verdaderamente humano en tu presencia.

Pasamos por muchas relaciones o unas cuantas, antes de encontrar a alguien con quien querríamos pasar nuestra vida. Sentimos las heridas en tantas relaciones que empezaban con grandes esperanzas pero que terminaban con fallas y accidentes. Por otro lado, te vas a encontrar con otro que no está intacto, que también está herido de algún modo. Como resultado de esto es que la habilidad de tu compañero de mostrar su dolor es tan importante como su habilidad para percibir tu dolor. ¡Es muy importante! Porque por naturaleza de las relaciones hay momentos de tensión en que presionamos o hicimos algo que lastimó al otro y esto no puede ser evitado completamente, pero no debe ser la misma herida una y otra vez. La gente tiene que aprender cada vez.

Puede que alguien haya acumulado enojo y sufrimiento, heridas de los amantes anteriores, y haya adquirido así la habilidad de herir al nuevo amante y hasta ser desbordado por el deseo de herirlo. Entonces debe ser capaz de parar, de detenerse cuando ve el dolor en la otra persona.

5- Elige a una persona que tenga una vida interior.

Trabajando, dibujando, escribiendo, a través de la meditación, la religión, algo que ame. Elige a una persona que esté en viaje y te vea como a un compañero de camino, un compañero de viaje. La habilidad para estar completamente con el otro y al mismo tiempo enteramente separado es muy importante. Las relaciones son cíclicas y hay momentos para estar muy cerca el uno del otro y otros momentos para apartarse.

6- Elige a alguien que tenga pasiones similares a las tuyas en la vida.

La relación construye una memoria. Estas memorias, lo compartido, son el “pegamento” lo que une la relación. Por el placer que es recordar buenos tiempos juntos, pero también los tiempos duros. Si no hay nada que verdaderamente disfruten juntos, es muy difícil pasar estos tiempos con el otro. Aun cuando cada uno pueda ser muy distinto del otro y hacer cosas muy diferentes, tiene que haber algo, algo tan simple como descansar juntos en la bañera o secarse juntos el pelo al sol, o dar vuelta a la manzana cada noche, o cualquier cosa de estas muy simple… sé que estarás pensando, cepillarse juntos los dientes a la mañana… Si, poco más que esto.

7- Elige a alguien que tenga valores similares.

En cuanto a tener hijos, al nacimiento de los niños, la familia, roles de hombres y mujeres y las ideas acerca del dinero y la religión. Tal vez todas estas cosas juntas son el ideal y no las puedas encontrar todas sobre todo al principio de la relación, pero puedes tener esto en cuenta. Elegir a alguien que tenga valores similares tiene que ver con disminuir las fricciones en la relación y estas cosas deben sintonizarse si hay verdadero compromiso. Esta sintonía debe darse también en un nivel pragmático y cuando se da en estos niveles prácticos en más fácil que pueda darse en otros niveles más sutiles.

8- Elige a alguien compasivo, a alguien que sea capaz de escuchar, a alguien que te dé tiempo.

Particularmente si eres una persona impulsiva, al tener un compañero que no sea tan impulsivo como tú, eventualmente hallarás cierta lentitud que será buena para ti. También alguien que sea un poco lento, al estar con un compañero que sea bien distinto se acelerará un poco. Y podrán después de un tiempo hallar un ritmo propio de la relación. A veces las personas tienen que estar ocho o nueve años hasta tener este ritmo completamente desarrollado. Lleva tiempo construir un milagro… no un milagro porque estén juntos, sino por la fuerza que hay en el centro de una relación, por la profunda guía del amor.

9- Elige a alguien que se pueda reír de sí mismo.

Poder hacer un chiste y reír de la situación y de sí mismo es muy importante. Pero supongamos que no tienes un compañero muy chistoso, elige a alguien que pueda parar una discusión y aprender a reírse de la situación (vuelve al punto 2, alguien que tenga habilidad para aprender).

10- Elige a alguien a quien puedas tolerarle las fallas y características.

En los momentos de tensión y cansancio, las cosas que más te atraerían de un compañero, las cosas más encantadoras, serían las que después te volvería loca… Así que no pienses que podrías vivir con alguien que tiene cosas que realmente molesta a las otras personas y que para ti no son importantes porque él o ella las está haciendo y él o ella es tu amante. Hay algunas cosas que son intolerables en cualquier relación sea el matrimonio o las sociedades y los negocios. Tales como el alcoholismo, el abuso sexual, el juego, las actividades criminales. Una persona que no dice la verdad, una persona que no te puede mirar a la cara, una persona por la que no podrías dar fe, una persona que puede hacer cualquier cosa por tapar sus errores. Todo eso sería construir una relación en un terreno inseguro.

11- Ser amigos y no-solo amantes.

Y no es solo que digas “si yo sé lo que eso significa, significa que me guste y que lo ame” Significa más que eso y un modo de juzgarlo es pensar. ¿Harías por tu pareja lo que estás dispuesta a hacer por tu mejor amigo? ¿Estás dispuesta a escucharlo, estás dispuesta a hablar de las cosas de las que él tiene ganas de hablar, a prestar atención a los detalles de lo que dice o tiene ganas de hacer? Esto no significa que tengan que estar cuidándose el uno al otro siempre y para siempre, pero sobre ciertas bases y en algunos detalles por cierto que deben hacerlo. Entonces cuando pienses en lo que harías por tu mejor amigo y en lo que harías por tu amante, las cosas se aclararán para ti.

12- Elige a alguien que haga tu vida más grande y no más pequeña.

Este es quizás el punto más importante de todos.

Clarissa Pinkola Estés
Clarissa Pinkola Estés. Doctora analista junguiana conocida como escritora por sus obras Mujeres que corren con los lobos (1993) y El jardinero fiel (2003). Se doctoró en estudios interculturales y psicología clínica, dedicándose desde hace 23 años a la enseñanza y a la práctica privada de la psicología. Fue directora ejecutiva del C. G. Jung Center for Education and Research.

TAO

Hay un flujo en el universo que se llama tao. El tao fluye lentamente, pero nunca para y es increíblemente poderoso, manteniendo las cosas del universo en orden y equilibrio. Se manifiesta a través de cambios de estaciones, ciclos vitales o mutaciones de poder u orden. El tao es la ley de todo. El que sigue al tao se hace uno con el tao. Además, conviene comprender el chi (término chino para ‘vapor, aliento o energía’), porque el chi y el tao van de la mano, ya que el chi es la energía que circula en el universo, por lo que se puede decir que el tao es flujo de chi.

El concepto del tao se basa en aceptar que la única constante en el universo es el cambio y que debemos aceptar este hecho y estar en armonía con ello. El cambio es el flujo constante del ser al no ser, de lo posible a lo real, yin a yang, femenino a masculino. El símbolo del tao, llamado Taijitu, está constituido por el yin y el yang confluyendo en un círculo.

(Podéis activar los subtítulos del video en español en Configuración)

SPLEEN

La palabra spleen tiene su origen en el griego splēn. En inglés denota al bazo.

En francés, spleen representa el estado de melancolía sin causa definida o de angustia vital de una persona. Fue popularizado por el poeta Charles-Pierre Baudelaire (1821-1867) pero había sido utilizado antes, en particular durante la literatura del Romanticismo, a inicios del Siglo XIX. La conexión entre spleen (el bazo) y la melancolía viene de la medicina griega y el concepto de los humores. Los griegos pensaban que el bazo segregaba la bilis negra por todo el cuerpo y esta sustancia se asociaba con la melancolía. Aunque hoy en día se sabe que no es así, la idea permaneció en el lenguaje.

En nuestra lengua, spleen –hispanizado “esplín”– aparece por primera vez en el léxico español en 1843 y significa: “humor tétrico que produce tedio de la vida. Es voz tomada del inglés”. En la versión del Diccionario de la Real Academia de 1970 se define más escuetamente como: “Melancolía, tedio de la vida”. Y es la que se consigna aún hoy en día.

Pero los cielos grises y las brumas suscitan distracciones crueles y el spleen designó a la vez que un ambiente meteorológico, el aburrimiento inquietante de los ingleses: el reino nebuloso del spleen. En el espacio literario del siglo XIX se pasó de un auténtico spleen londinense a un poético spleen parisino.

Baudelaire fue llamado el  poeta maldito. Un poeta simbolista, muy influenciado como todos los simbolistas por el primer tránsito de Neptuno en Piscis ( 1848-1862 ). Ahora que releo las Flores del Mal, influenciada como estoy con el segundo tránsito de Neptuno en Piscis ( 2012-2026 ), que de hecho es un tránsito largo que nos afecta a todos, qué bien entiendo el spleen. Baudelaire estaba atravesado por el spleen.La humanidad evoluciona en una espiral cíclica ascendente. Y en  cada época se viven los tránsitos de una manera.150 años después de su descubrimento, el reino nebuloso de Neptuno en Piscis volverá a expresarse de diferentes maneras.Para los simbolistas, el mundo era un misterio por descifrar, y el poeta debe para ello trazar las correspondencias ocultas que unen los objetos sensibles.

Para aumentar nuestra sensibilidad hasta el extremo e interesarnos en el profundo misterio de la vida y en todas las cuestiones metafísicas y espirituales, este segundo tránsito de neptuno en Piscis es un momento clave en la historia.

Con la publicación en 1857 de las  Flores del Mal, Baudelaire fue acusado de ” ultraje a la moral pública”.  Es una obra demasiado intensa en su conjunto, pero tiene poemas delicados como este:

EL PAISAJE

Quiero,  para escribir castamente mis églogas,
Dormir cerca del cielo, cual suelen los astrólogos,
Y escuchar entre sueños, vecino a las campanas,
Sus cánticos solemnes que propalan los vientos.
El mentón en las manos, desde mi alta buhardilla,
Observaré el taller que parlotea y canta;
Las chimeneas, las torres, esos urbanos mástiles,
Y los cielos que invitan a soñar con lo eterno.

Es dulce ver surgir, a través de la bruma,
La estrella en el azul, la luz en la ventana,
Los  ríos del carbón que se elevan al cielo
Y  la luna que vierte sus pálidos hechizos.
Veré las primaveras, los veranos, los otoños,
Y al llegar el invierno de monótonas nieves,
Cerraré por doquiera postigos y mamparas,
Para alzar en la noche mis feéricos palacios.
Entonces soñaré horizonte azules,
Jardines, surtidores llorando en alabastros,
Con besos y con pájaros que cantan noche y día,
Y todo lo que tiene de infantil el idilio.
El Motín, que golpea en vano mis cristales,
No hará que  se levante mi frente del pupitre;
Pues estaré sumido en la inmensa delicia
De evocar a capricho la propia Primavera,
De extraer de mi pecho un sol, y de crear
con ardientes ideas una atmósfera tibia.

( Charles Baudelaire )

FELIZ SOLSTICIO DE VERANO

Hoy 21 de junio de 2016  a las 00:34 tendrá lugar el solsticio de verano.Por primera vez en 70 años coincidirán el solsticio de verano y la Luna llena. La última vez que el solsticio de verano y luna llena se produjeron de forma simultánea fue en 1948. La próxima oportunidad de disfrutar de este acontecimiento astronómico único será en 2062.

Una luna mágica esta noche y una energía muy fuerte la de este solsticio.

Noche para conectar con las emociones más profundas.

Feliz travesía, navegantes. A veces hay que perderse para volver a encontarse.

De nuestros miedos nacen nuestros corajes, y en nuestras dudas viven nuestras certezas. Los sueños anuncian otra realidad posible, y los delirios otra razón. En los extravíos nos esperan los hallazgos porque es preciso perderse para volver a encontrarse.

Eduardo Galeano.

luna llena 20 junio 2016

 

 

BRILLAR

Como brillar, según Jeff Foster

Tú no estás aquí para enorgullecer a tus padres.
Mamá y papá se sentirán orgullosos, o no orgullosos, y en última instancia, tú no puedes controlar sus sentimientos.
No los mantendrás permanentemente orgullosos, de cualquier manera, ni evitarás que se decepcionen cuando cambies.
A veces ellos no aprobarán, o incluso rechazarán lo que haces.
Sentirán ira, duda, miedo: se sentirán confundidos con respecto a tu camino.
Se sentirán abandonados por ti, incomprendidos, ignorados.
Te criticarán, te juzgarán. O simplemente te ignorarán.

¿Adivina qué…? Ese es su trabajo. Tú no puedes metabolizar su dolor por ellos.
Tú no estás causando su dolor, su ira o su miedo, aunque digan que así es.
Tú no eres responsable de hacer desaparecer su tristeza, independientemente de la culpa que sientas.
Tu trabajo es recorrer tu camino, con coraje, bondad e integridad.
Tú no tienes que arrastrar la línea de tu familia, ni vivir el sueño de la familia, ni predicar la religión de la familia, ni defender la lucha de la familia.
Tú tienes la libertad de salir de lo conocido, y esto no te convierte en un egoísta, sino exquisitamente en ti mismo.

Acepta que mamá y papá no siempre se sentirán orgullosos.
Ese marido, esa esposa, ese amante, ese hermano, esa hermana, ese desconocido, ese amigo no siempre apreciará tu trabajo.
Ese rabino, ese cura, ese público, esos conocidos, no siempre aprobarán cómo vives o lo que compartes.

No existes en este planeta con el propósito de complacer a los demás.
Tu intención no es lastimar a los demás, por supuesto, ni tampoco hacer a los demás permanentemente felices.
Sino expresar tu verdad, y poner en acción lo que predicas, e inspirar a través del ejemplo.
Y los demás estarán felices o no; ellos recorrerán su propio camino.

El Sol no es egoísta a la hora de brillar.
Otros podrán decir: “¡Sol, brillas demasiado, o no lo suficiente!”
Está bien, tienen la libertad de sentir de esa manera.
Cada quien tiene su propia perspectiva del Sol.
Deja que cada quien se ocupe de su propio brillo y brilla de todos modos.

No puedes hacer que los demás brillen, pero puedes brillar en ellos, seguro.